top of page

Hacer cosas saludables para tu piel (1)

















Qué difícil nos resulta hacer cosas por nuestra salud; el trabajo, los niños, la pareja, la casa, los amigos, el Netflix y tantas cosas más que no encontramos un momento para cuidar de nuestra salud. Siempre buscamos un remedio rápido, barato ¡y además que no duela! Yo creo que la vida es bastante más sencilla que todo esto. Veamos qué, cómo y cuándo podemos hacer multitud de cosas por nuestra salud para que mejore el aspecto de nuestra piel y sin que podáis ponernos ni una sola excusa.

El estilo de vida de este siglo es vertiginoso, super rápido, sin tiempos para nada, sin encontrar una solución a este problema que nos creamos nosotros mismos. Cuántas veces hemos escuchado frases como “No tengo tiempo”, “si claro, y las cosas de la casa me las haces tú”, “Como si fuera tan fácil”….. excusas existen muchas, razones ninguna. Desde mi punto de vista es cuestión de darle prioridades a los quehaceres del día a día.

Empecemos por hacer una lista de cosas que hacer habitualmente. Escríbelas en un folio y léelas bien , trata de tomar conciencia de cada de las cosas que hacemos todos los días y que puede que no sean necesarias. ¿Cuantas hay? Ninguna. Todas nos parecen imprescindibles para llevar a cabo en nuestras vidas. Aparta esta lista y retómalo mañana y vuelve a leerla, y vuelve a tomar conciencia con todo lo que haces. Ya vas asimilando algunas de esas cosas y te planteas el poder suplantar alguna que no tiene tanta relevancia.


Pues ahora haz otra lista de las que te gustaría hacer por tu salud. Seguro que existen una inmensa lista que directamente te colapsará. ¡Para! Te voy a demostrar que hay hábitos que puedes empezar a hacer sin que renuncies ni siquiera a nada de tu primera lista.


¿Te has planteado andar descalzo por tu casa, por el jardín, por el campo o por la playa? Pues esto es lo primero que tienes que empezar a cambiar en tu vida. ¿Cuanto tiempo te lleva? ¡Cero! Podrás seguir realizando todas tus tareas de tu primera lista, sin renunciar a ninguna. Y te preguntarás ¿Y que gano yo con esto? Pues ya me lo dirás tú más adelante, no voy a ser yo de momento.


En segundo lugar, si te digo que esos momentos de soledad que todos tenemos y que no lo hemos incluido en nuestra primera lista, no nos engañemos, no lo apuntaste pero si los tienes. ¿Realmente qué piensas cuando te llega el momento? Recuerdas el momento trágico con tu jefe, la multa que te han puesto por aparcar en doble fila esta mañana cuando fuiste a Hacienda, como solucionar tu relación con tu amiga con la que llevar ya una semana sin hablarte…podríamos estar así todo el día ¡Qué difícil! Pues yo tengo la segunda tarea para añadir a tu lista de cosas que cambiar. Olvídate de pensar en cosas negativas y piensa solo en las cosas bonitas que te han pasado durante el día, con una sonrisa en la cara, que te lo notes tú mismo. Segunda cosa para cambiar sin tener que renunciar a nada de tu primera lista.


¿Quieres añadir otro cambio sin renunciar a nada? Cuando te levantes por la mañana agradécete a ti mismo por poder disfrutar otro día más con los tuyos. Da los buenos días, mientras desayunas piensa en las cosas bonitas a vas a realizar durante el día. Que no te dé vergüenza, solo te darás cuento tú sol@. Ya verás que sorprenderte es trabajar este concepto de buena mañana. Ya lo comentaremos.


¡Una más! Come saludable. Hoy en día existen miles y miles de libros y documentos en la red para estar al día para saber que debes y no debes comer, infórmate bien y verás como te vas a quedar. Ya sé lo que estás pensando…. ¿y cuando leo yo? ¡no tengo tiempo! Yo me inicié comprando un libro de alimentación no muy gordo la verdad y lo llevaba todo el día conmigo y en "esos ratitos libres" leía una página, dos o media solamente, pero cuando me di cuenta ¡había terminado el libro! Fue muy gratificante y me compré un segundo y cuando te das cuenta estás enganchado como a la heroína. Al principio esto se realiza solo en tus tiempos muertos. Tercera cosa que puedes añadir a tu lista de cambios y sin renunciar a nada de tu primera lista.



La cuarta es beber agua, no mucha. Tu cuerpo sabrá cuando pedirte un trago. Trata de comunicarte con tu cuerpo y así sabrás como beber agua, pero digo agua, no zumos ni cerveza ni nada por el estilo agua, solo agua. Este te aportará muchos de los minerales que necesitamos para nuestro organismo. Y si fuese de manantial, ya no te cuento lo positivo que sería para tu organismo.



No voy a enumerar más en este capítulo para no estresarte, pero estas cuatro cosas son como la llave de tu vehículo, ¡acabas de arrancar el motor! Verás como con el motor arrancado te va a apetecer dar un vuelta con tu nuevo coche, así es y así lo harás. Ahora las conversaciones con tu gente será ¡Mira que coche me he comprado y mira como funciona! Serás más optimista, verás las cosas más bonitas, te pasarán historias que te llenarán más, la gente te sonreirá, tu notarás que tu vida esta cambiando al menos momentáneamente. Sí, todas estas cosas te sucederán. Y tú te preguntarás ¿y qué tiene que ver todo esto con mi piel? Pues voy a tratar de explicártelo de la mejor manera posible para que puedas entenderlo perfectamente.

¡Empecemos! Y quiero recordarte que has hecho cuatro cosas nuevas sin renunciar a las cosas de tu primera lista. Uno de los peores inventos de esta humanidad es el zapato ¡pero que cómodo es! Sí, sabes que cuando caminas descalzo tu organismo empieza a actuar como cuando pones un cable a masa para derivar toda la carga negativa. Cuando empiezas a andar descalzo lo primero que vas a trabajar son tus músculos, si, esos músculos que no sabías que tenías, empiezas a prepararte para una experiencia nueva. Tu organismo empieza a funcionar mejor, luego, tu columna empieza a alinearse cada día mejor y por último empiezas descargar todo lo negativo a tierra. Te sentirás mejor, tu cuerpo te lo agradecerá, tus sistemas de desintoxicación empezarán a trabajar mejor y eliminarás muchas toxinas y cuando eliminas toxinas tu piel empieza a experimentar el cambio. El proceso es lento, pero ya has empezado a hacer algo por tu piel, es el principio del trabajo menos costoso que podemos realizar en esta vida.


En cuanto a tu forma de pensar, es indudable que los pensamientos negativos atraen pensamientos negativos ¿quién lo duda? Por esta regla, los pensamientos positivos atraen también pensamientos positivos. Es posiblemente la mejor actitud para mejorar nuestra salud y por consiguiente nuestra piel. No lo digo yo, está demostrado científicamente. Mucha gente lo sabe aunque no sea plenamente consciente de ello.


¿Qué decir de alimentación saludable? Aunque no queramos reconocerlo, todos sabemos que comer saludable es muy gratificante para nuestro organismo y nuestra piel. Basar nuestros alimentos al estilo “low carb” es el mejor método hoy por hoy de mantener una salubridad perfecta. Fuera los ultraprocesados, las comidas rápidas, transgénicas y algunas comidas aparentemente buenas que no lo son, sobre todo si se abusa de ellas.


El agua es indispensable para mineralizar tu organismo, es el único que te va a portar todos los compuestos químicos que necesitas para mantenerte saludable. Y si además es agua de manantial, mucho mejor. Intenta filtrar el agua con alguno de esos aparatos aunque sean baratos y trata de no beber agua de botella, aparte de gran cantidad de residuo seco, tiene abundante biofilm.


Acabo de mencionarte cuatro hábitos saludables para tu piel sin tener que renunciar a nada de lo que hasta ahora estabas haciendo. En muchos casos, solo con esto tu piel se verá resentida positivamente, irá nutriéndose, hidratándose, mejorarán tus problemas de piel como los eccemas, herpes, tu rosácea, tu cuperosis, el sebo de tu cabello, incluso la caída y muchos cosas más que puedas imaginarte. Y si además dejar de utilizar cualquier producto derivado del petróleo o sintético que de estos hay muchos, tu piel se va a convertir en un órgano envidiado por todo el mundo. No olvides ayudarte con productos naturales o ecológicos para darle un buen empujón a tu piel. La naturaleza nos brinda con todo lo necesario para mantener un cuerpo en un estado óptimo.


Si tienes algún inciso que aportar a este texto, no dudes en hacerlo a través de este artículo o mejor aún, por nuestro correo. Seguro que más de uno te lo agradecerá.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Solfeggios

bottom of page