top of page

Candidiasis cutánea

La candidiasis es una infección micótica que viene producida por un hongo al que se le conoce como cándida. La candidiasis puede afectar a diferentes zonas del cuerpo como, por ejemplo, la piel, generando picores y erupciones cutáneas.


Desgraciadamente, la candidiasis se presenta como una de las enfermedades más frecuentes que nos podemos encontrar, de hecho todo el mundo en algún momento de su vida suele verse afectado por este hongo. La candidiasis cutánea puede llegar a comprometer prácticamente cualquier parte corporal. Incluso puede darse casos en la boca y zonas íntimas.



Candidiasis cutánea


El cuerpo aloja infinidad de microorganismos como hongos y bacterias, algunos beneficiosos y otros dañinos para el organismo como sucede con la cándida albicans. Estos hongos suelen alojarse en capas externas de la piel, cabello y uñas. En ocasiones, pueden incluso penetrar debajo e la piel, generando infecciones y complicaciones para la salud.


La candidiasis cutánea suele ser bastante común, ya que suele alojarse en zonas corporales húmedas, cálidas y que posean pliegues. Un claro ejemplo son las axilas, los pliegues de los glúteos y las inglés. Asimismo, la infección por cándida suele ser especialmente común en aquellas personas que sufren de diabetes o que padecen sobrepeso.


Principales síntomas de la candidiasis cutánea


La candidiasis cutánea es capaz de producir una serie de síntomas que suelen ser bastante molestos y dolorosos, afectando muy negativamente a la calidad de vida y bienestar de aquellas personas que sufren este problema de salud. Los síntomas más comunes son los citados a continuación:


  • Sensación de quemazón

  • Picores

  • Enrojecimiento

  • Escamas en la piel

  • Irritación

  • Comezón

  • Ardor

  • Sensibilidad

  • Placas blanquecinas

  • Dolor

  • Inflamación


¿Cómo prevenir la aparición de candidiasis?


La candidiasis puede llegar a resultar verdaderamente molesta y dolorosa, por ello es importante conocer aquellos puntos clave para conseguir prevenir su aparición:


  • Disminuir la ingesta de alcohol, azúcares e hidratos de carbono

  • Evitar la humedad prolongada en el tiempo

  • Usar prendas íntimas fabricadas en algodón

  • Evitar el uso de ropa demasiado ajustada

  • Mantener una buena higiene corporal

  • Controlar los niveles de azúcar en sangre (diabéticos)

  • Ingerir probióticos intestinales durante y después de tomar antibióticos

  • Cambiar con frecuencia los pañales de bebés

  • Cambiar con frecuencia la ropa de niños y ancianos

  • Evitar el tabaco


Productos naturales para combatir la cándida


En Jaboncity disponemos de diferentes productos con propiedades fungicidas y antimicóticas para poder combatir los hongos que aparecen en la piel debido a la cándida. Es bueno utilizar productos naturales para la higiene diaria como jabones de aceite de oliva o champús sólidos con bases muy suaves. Si además contienen principios activos fúngicos, mucho mejor. Pero al margen de todo esto, las cándidas son mejor tratarlas con aceites esenciales puros y si son mezclado con un aceite vegetal en las zonas afectadas, mucho mejor. Veamos los que hay:


Fungus


Es el producto estrella para este tipo de afección. Está elaborado con aceites esenciales como la lavanda, el orégano y el árbol de té, Fungus es una mezcla de aceites esenciales con magníficas propiedades que actúan directamente sobre los hongos que producen la candidiasis. Asimismo, este producto cuenta con propiedades antivíricas, antibacterianas y antisépticas.



Podemos utilizar cualquiera de estos tres aceites esenciales (lavanda, el orégano y


el árbol de té) para hongos, pero los aceites esenciales en conjunto elevan las propiedades de estos.


Propóleo

Se trata de una interesante solución para poder tratar numerosos problemas dérmicos, entre los cuales se incluyen los hongos. Asimismo, también permite tratar otras afecciones cutáneas como psoriasis, dermatitis, acné, verrugas o callos. Posee acción antibacteriana y antiviral.


¿Cómo aplicarlo?


Nuestros productos son siempre para aplicar vía cutánea. Aplicar unas gotas a demanda sobre la zona afectada dos veces al día, por la mañana y por la noche. La efectividad depende de varios factores como cantidad de hongos en la piel, del tiempo de la afección y de la constancia a la hora de aplicarlo.


Recuerda que las bacterias, virus y hongos no se manifiestan en un ambiente ácido, lo que quiere decir que si hacemos una alimentación alcalina y muy variada, la erradicación de las cándidas serán mucho más factible.


Si quieres compartir tu experiencia con nosotros, puedes hacerlo en comentarios, seguro que alguien te lo agradecerá.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
bottom of page