Aceite de árnica


Esta vez vamos a hablaros de un aceite poco común y muy poco conocido. Es uno de esos aceites imprescindibles dentro de tu neceser, uno de los que te costará encontrar, pero una vez que lo hayas probado no te perdonarás no tener un frasco en el estante de tu baño.

Para empezar, diremos que el aceite de árnica es un aceite muy hidratante y nutritivo que aporta protección y una generosa iluminación a tu piel. Puedes usarlo para cualquier tipo de piel, es un aceite muy agradecido. Además, ayuda a contrarrestar las arrugas y es excelente para tratar la celulitis. Pero lo realmente importante de este aceite es su capacidad para tratar la artritis, la artrosis, contusiones, golpes y dolores en general, evitando las molestias y sobre todo la inflamación.

Basta con aplicar una gotas a demanda sobre la zona a tratar y repetir dos o tres veces al día. Los síntomas irán desapareciendo día tras día hasta conseguir una notable mejoría.

La composición de este producto es puro, 100% aceite de árnica.


140 vistas